Noticias

Physicians Committee for Responsible Medicine responde a la Real Academia de Medicina de Bélgica

Por Ana Soto

“Varias declaraciones y conclusiones no se basaron en evidencia científica y fueron tanto erróneas como engañosas”, dijeron los médicos y nutriólogos del Physicians Committee for Responsible Medicine, a través de una carta a los integrantes de la Real Academia de Medicina de Bélgica después de que estos últimos afirmaran que una alimentación vegana es peligrosa para niños y “entraña carencias inevitables”.

El Physicians Committee for Responsible Medicine cuenta con más de 175 mil miembros en Estados Unidos y el resto del mundo, a continuación la traducción de la carta que enviaron, la cual incluye referencias a estudios científicos que sustentan toda su información:

May 23, 2019

Palais des Académies

Rue Ducale, 1

B – 1000 BruxellesBelgique

contact@armb.be

Estimado Dr. Casimir

Como nutriólogos y médicos estamos muy preocupados por los errores en su reciente publicación “Dietas vegetarianas y veganas administradas a niños y adolescentes”.

Varias declaraciones y conclusiones no se basaron en evidencia científica y fueron tanto erróneas como engañosas. Es esencial que esta información sea corregida.

Como saben, una publicación de la Academia de Nutrición y Dietética (AND), basada en evidencia y revisada por expertos, llegó a conclusiones muy diferentes a las de su informe. Citando una sólida evidencia, la AND concluyó que las dietas veganas son: “apropiadas, y satisfacen las necesidades de nutrientes y promueven el crecimiento normal en todas las etapas del ciclo de vida, incluyendo el embarazo y la lactancia, la infancia, la niñez, la adolescencia, la edad adulta mayor y para los atletas”.1

Los autores de su publicación escribieron que a menos de que las personas que siguen dietas veganas sean extremadamente cuidadosos es probable que sus dietas sean deficientes en proteínas de alta calidad, vitaminas D y B12, calcio, hierro, zinc, yodo y DHA. Examinemos estas cuestiones.

La proteína es más que adecuada en dietas vegetarianas y veganas. El concepto de que hay una preocupación con los perfiles de aminoácidos de origen vegetal ha sido desacreditada.2 En el reino vegetal se encuentran todos los aminoácidos esenciales en cantidades variables y, de acuerdo a un amplio estudio (n = 71,751), las personas

que siguen dietas veganas obtienen aproximadamente el doble de la cantidad de proteína recomendada.3 El mismo estudio mostró que las personas que siguen dietas veganas también tienen ingestas medias por encima de las cantidades recomendadas de vitaminas B12 y D, calcio, grasas, omega-3, hierro y zinc.

El único nutriente esencial que no se obtiene de los alimentos en una dieta vegana es la vitamina B12. Ya sea que esté presente en productos de origen animal, alimentos vegetales fortificados o en suplementos, esta vitamina se origina a partir de microorganismos. Afortunadamente, la mayoría de las vitaminas prenatales contienen vitamina B12, así como vitamina D, calcio, hierro, zinc y yodo para cubrir las necesidades de todas las madres embarazadas y lactantes.

Para un lactante amamantado por una madre que toma suplementos con vitamina B12,

la falta de B12 en alimentos vegetales es irrelevante. Las fórmulas infantiles, incluyendo las fórmula a base de soya, también proporciona una fuente confiable de B12. Una vez que un niño deja de consumir leche materna o fórmula, el infante puede obtener fácilmente B12 de un suplemento o alimentos fortificados. La planificación requerida es mínima.

El yodo era bajo en las dietas de muchos niños belgas en los años 80 y 90. Este problema nada tuvo que ver con dietas vegetarianas o veganas y en gran parte se corrigió al introducir la sal yodada y fortificando productos de pan con sal yodada.4 Si por alguna razón el yodo no forma parte de dieta regular de una madre (por ejemplo, con la sal yodada), también debe suplementarse, de nuevo, independientemente del patrón dietético. Este no es un tema particular relacionados con las dietas veganas.

El hierro es abundante en alimentos de origen vegetal (por ejemplo, leguminosas, granos enteros, vegetales de hojas verdes, chícharos, semillas de calabaza y frutas secas como pasas e higos), y la anemia por deficiencia de hierro no es más común en individuos que siguen dietas vegetarianas o veganas que aquellos que consumen productos de origen animal. En los bebés, las reservas de hierro son suficientes durante los primeros seis meses, por lo que los alimentos ricos en hierro pueden ser recomendados como primeros alimentos. Muchos padres alimentan a sus bebés con cereales fortificados con hierro que son fáciles de digerir. Otras buenas opciones incluyen, según sean toleradas, purés de betabel, lentejas y espinacas, así como melaza. Normalmente, los pediatras revisan las reservas de hierro alrededor de esta etapa para asegurar la suficiencia de hierro. De nuevo, esta precaución se aplica independientemente del patrón dietético, no tiene nada que ver con las dietas vegetarianas o veganas.

La vitamina D se deriva naturalmente de la exposición al sol. Además, la Academia Americana de Pediatría recomienda que todos los bebés recién nacidos amamantados reciban un suplemento de vitamina D, independientemente del patrón dietético, hasta que lleguen a una edad en la que puedan ser expuestos al sol de manera segura y/o puedan consumir alimentos fortificados con este nutriente.5

El calcio es un tema importante, pero uno que se aborda fácilmente. La mayoría de las verduras de hoja verde y los frijoles proporcionan calcio altamente absorbible. El calcio de las verduras de hoja verde es aproximadamente dos veces tan absorbible como el de la leche de vaca. Si por costumbre a alguien le gusta obtener el calcio de una bebida líquida, las leches y jugos vegetales fortificados tienen tanto o más calcio que la leche de vaca.

Los ácidos grasos omega-3 se encuentran fácilmente en una amplia variedad de alimentos de origen vegetal y son convertidos por el cuerpo a sus formas más largas, incluido el DHA, aunque la velocidad de conversión varía de persona a persona y puede verse afectada por grasas dietéticas que compiten entre sí. La probabilidad de tener niveles de DHA inferiores a la media son casi los mismos en quienes siguen dietas veganas y en quienes siguen dietas no vegetarianas; este no es un tema específico de quienes eligen dietas veganas. Dado que el DHA no se encuentra comúnmente en los suplementos prenatales, una madre que amamanta y desea tomar un suplemento de DHA encontrará fácilmente productos hechos a partir de algas.

Los niños que siguen dietas vegetarianas, incluyendo la vegana, tienen dietas mucho más nutritivas que los niños no vegetarianos. Consumen menos grasas saturadas y colesterol y más frutas y verduras, y es menos probable que tengan sobrepeso u obesidad, en comparación con niños que siguen dietas no vegetarianas.1 Datos del embarazo, como el peso al nacer y la duración del embarazo, son similares entre madres vegetarianas y no vegetarianas.6 Adicionalmente, las mujeres veganas tienen menos probabilidades de tener un aumento excesivo de peso durante la gestación7 y tienen un menor riesgo de complicaciones, como preeclampsia y parto prematuro.8, 9

Teniendo en cuenta los beneficios para la salud que conlleva el consumo de una dieta vegana, la Académie Royale de Médecine de Belgique sería negligente si sugiriera cualquier cosa que desaliente tal alimentación en sus ciudadanos, incluyendo a los padres de niños y bebés.

Saludos cordiales,

  • Neal Barnard, MD, FACC
  • Susan Levin, MS, RD
  • Hana Kahleova, MD, PhD
  • Vesanto Melina, MS, RD
  • Reed Mangels, PhD, RD
  • Winston Craig, PhD, MPH, RD
Mostrar más

Related Articles

Close